Ámbitos

Ámbito 5. Formas tridimensionales y matemáticas.

Las obras que ofrece este ámbito son un esfuerzo en pos de la reconstrucción visual de objetos tridimensionales y hacen patente su obsesión por la representación de mundos inestables e imposibles. Escher se mantuvo siempre curiosamente interesado por los avances de la ciencia. Su obra es un ejemplo más, junto a la de otros artistas del momento, de cómo el ingenio artístico puede reconducir las metáforas científicas en fuente de inspiración individual, subjetiva.

En las obras de esta serie queda patente el interés de Escher por la cristalografía. Una afición que compartía con su hermano Berend George conocido geólogo y catedrático de la Universidad de Leiden. Su interpretación de las figuras poliédricas habitadas por entes extraños le acerca, cada vez más a conceptualizar su obra de una forma científica.

Al enfrentar los enigmas que nos rodean de modo penetrante, y considerar y analizar las observaciones que fui haciendo, acabé en el campo de las matemáticas y aunque no tengo en absoluto ninguna formación en ciencias exactas, a menudo parece que tengo más en común con los matemáticos que con mis colegas artistas.

Este acercamiento inconsciente y natural al mundo de la ciencia se puede observar en la obra Profundidad (1955), donde Escher juega con varios de sus temas favoritos: la relatividad de los puntos de fuga, la perspectiva y la repetición de motivos hasta el infinito. La obra muestra la vigencia de dos mundos situados entre el espíritu científico y el surreal.

De hecho, el concepto que Escher plasmó con su obra tiene que ver con una actitud próxima a los principios del surrealismo, al fabricar espacios desconocidos con objetos cotidianos y cuerpos platónicos.

LA CRISTALOGRAFÍA

La obra de Escher es la de un aficionado que con curiosidad se acerca al mundo de la ciencia fascinado por sus descubrimientos, intentando interpretar lo científico desde fuera de la disciplina. Su trabajo minucioso y detallista mantuvo relaciones con la cristalografía. Esta disciplina le apasionó por la infinidad de posibilidades que ofrecía para la construcción de figuras regulares en el espacio.

En su camino de búsqueda de formas con las que recubrir superficies planas, en 1924 descubre el artículo del matemático húngaro G. Pólya titulado «Sobre la analogía de la simetría cristalina en el plano». El artículo describe la clasificación de los grupos de simetría bidimensionales y explica que las aparentemente infinitas maneras de recubrir una superficie plana con losetas en forma de paralelogramo se reducen esencialmente a diecisiete. Escher acababa de encontrar la clave para entender las estructuras decorativas de las cerámicas de la Alhambra, lo que le permitió desarrollar unas reglas propias para construir simetrías planas y ejecutar sus impresionantes grabados.

Obras

  • Tres esferas I
    Tres esferas I
  • Estrellas
    Estrellas
  • Planetoide doble
    Planetoide doble
  • Contraste (orden y caos)
    Contraste (orden y caos)
  • Gravedad
    Gravedad
  • Espirales
    Espirales
  • Profundidad
    Profundidad
  • Orden y caos
    Orden y caos
  • Corteza
    Corteza
  • Lazo de unión
    Lazo de unión
  • Gusanos planos
    Gusanos planos